Ecumenical Water Network

La REDA es una iniciativa de iglesias y organizaciones cristianas que trabajan para conseguir el acceso de todos al agua

Usted está aquí: Inicio / Nuestra labor / Siete Semanas para el Agua / 2017 / Una Comunidad azul: La respuesta de las iglesias a la cuestión del derecho al agua

Una Comunidad azul: La respuesta de las iglesias a la cuestión del derecho al agua

La autora de la reflexión final de la campaña de Cuaresma: Siete semanas para el agua 2017 de la Red Ecuménica del Agua (REDA) del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) es la Prof.ª Dra. Isabel Apawo Phiri. La Dra. Phiri es la secretaria general asociada del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), y responsable de la labor realizada por el CMI mediante su programa de Testimonio público y diaconía.
Una Comunidad azul: La respuesta de las iglesias a la cuestión del derecho al agua

La Dra. Isabel Apawo Phiri, Secretaria General Adjunta del CMI y Dinesh Suna, Coordinador de la REDA. ©Peter Williams/WCC

La autora de la reflexión final de la campaña de Cuaresma: Siete semanas para el agua 2017 de la Red Ecuménica del Agua (REDA) del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) es la Prof.ª Dra. Isabel Apawo Phiri. La Dra. Phiri es la secretaria general asociada del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), y responsable de la labor realizada por el CMI mediante su programa de Testimonio público y diaconía.

De nacionalidad malawiana, la Dra. Phiri era anteriormente profesora de teología africana, decana y directora de la escuela de religión, filosofía y obras clásicas, y directora del Centro de teología constructiva de la Universidad de KwaZulu-Natal en Pietermaritzburg (Sudáfrica). En esta reflexión, explica el concepto de "Comunidad azul" e indica por qué la industria del agua embotellada es un impedimento para el derecho humano al agua. A través de este hilo conductor, nos introduce en el camino recorrido por el CMI para convertirse en una Comunidad azul por medio de una de sus iniciativas ecuménicas, la REDA.


SEMANA 7

Una Comunidad azul: La respuesta de las iglesias a la cuestión del derecho al agua

Prof. Dra. Isabel Apawo Phiri

 

Todos ustedes, los que tienen sed: Vengan a las aguas; y ustedes, los que no tienen dinero, vengan y compren, y coman. Vengan y compren vino y leche, sin que tengan que pagar con dinero. /Isaías 55:1/

Durante estos últimos años, he tenido la oportunidad de representar a la dirección del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) en mi acompañamiento de los esfuerzos de la Red Ecuménica del Agua para instar a las iglesias miembros del CMI a que se conviertan en una Comunidad azul.  El CMI se convirtió en una Comunidad azul el 25 de octubre de 2016, en un acto público que moderé en el Centro Ecuménico, en Ginebra. La Dra. Maude Barlow, del Proyecto Planeta Azul de Canadá, concedió un certificado al CMI, dándonos la bienvenida a la Comunidad azul, y también inauguró los dispensadores de agua del grifo en el Centro Ecuménico.

A continuación, menciono los tres criterios para ser una Comunidad azul:

  • Reconocer el agua como derecho humano.
  • Decir “no” a la venta y/o al uso del agua embotellada en lugares en los que el agua del grifo es potable.
  • Promover el agua potable y los servicios de tratamiento de aguas residuales como servicios públicos, financiados con fondos públicos y de explotación pública.

 

De acuerdo con el compromiso del CMI con la Comunidad azul, hemos personalizado botellas de agua de cristal para el personal y los visitantes del CMI. De este modo, no promovemos el agua embotellada en las oficinas del CMI, dado que el agua del grifo es potable.

De hecho, anteriormente, en 2015, la Red Ecuménica del Agua del CMI (REDA) había realizado un llamamiento para instar a sus iglesias miembros a eliminar el uso del agua embotellada en Norteamérica y Europa, donde el agua del grifo es potable. En este llamamiento, se incluía la siguiente declaración:

“La REDA cree firmemente que, entre los muchos impedimientos para la realización del derecho humano al agua, están las industrias del agua embotellada". A continuación, se enumeraban algunas de las razones apremiantes para eliminar el uso del agua embotellada.  Estas son algunas de ellas:

1)       Las industrias del agua embotellada están implicadas en el acaparamiento de tierras y de agua para expandirse a costa de obstruirles el acceso al agua potable a las comunidades pobres.  En muchas ocasiones, los gobiernos rehuyen su responsabilidad de proporcionar agua potable a las comunidades pobres mediante su sistema de distribución del agua, porque existe la alternativa del agua embotellada.  El hecho de que haya agua embotellada disponible permite que las élites ignoren el hecho de que los gobiernos no proporcionan las infraestructuras necesarias para la distribución del agua potable.

2)      Embotellar el agua requiere un gasto de agua: por lo general, se pierde un litro de agua por cada litro de agua embotellada, y es necesario utilizar tres veces más agua para fabricar una botella de plástico que para rellenarla.

3)      La producción del plástico para el agua embotellada consume una cantidad substancial de combustibles fósiles y provoca la contaminación tanto del aire como del agua.

4)      La energía consumida en el embotellamiento y distribución del agua en botella es significativa; si se mide en términos de equivalente de petróleo, es necesario ¼ de litro de petróleo para producir y distribuir una botella de un litro de agua. Las emisiones de gases de efecto invernadero que resultan de este proceso son nocivas para el medio ambiente y agravan el cambio climático.

5)       Se desechan alrededor de 63 mil millones de botellas de plástico en los vertederos, en los océanos, y en la naturaleza cada año. Hace falta que pasen cientos de años para que una sola botella de plástico se descomponga. Si el plástico se incinera, emite una serie de agentes tóxicos contaminantes del aire. No hay una buena manera de desechar los residuos plásticos sólidos.

Todas estas son buenas razones para decir 'no' al agua embotellada.  Pero la economía de la industria del agua embotellada es la que hace prosperar este negocio. En muchos países desarrollados, el agua embotellada es más cara que la gasolina, el vino o la leche.

Por ello, en el CMI promovemos la Comunidad azul, inspirándonos en el versículo bíblico que mencioné al principio, donde Isaías habla de que 'los que no tienen dinero, vengan y compren agua sin que tengan que pagar con dinero'.  En el Antiguo Testamento, el agua es un símbolo cargado de significado para Dios. Jesús repite el mismo mensaje. En la conversación de Jesús con la mujer samaritana en el pozo, afirmó:  “Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: “Dame de beber”; tú le pedirías a él, y él te daría agua viva." (Juan 4:10). Continúa en la misma línea de pensamiento en Juan 4:14, afirmando, “pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás. Más bien, el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que fluya para vida eterna". En Juan 7:37 encontramos una invitación más directa, cuando Jesús exclamó: “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba”. Al final del libro del Apocalipsis, también se repite la invitación: “el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente" (Apocalipsis 22:17).  Y, durante esta Semana Santa, se nos recuerda el grito de Jesús en la cruz, “Tengo sed” (Juan 19:28). Cuando Jesús trataba de buscar alivio para el dolor que padeció en la cruz, estaba identificándose con toda la humanidad, que sufre de sed.

Ya se refiera la mención del agua viva en los versículos anteriores a Dios, a Jesús, al Espíritu Santo o a la salvación, durante esta última semana de la campaña de Cuaresma debemos centrarnos en el significado de la muerte de Jesús en la cruz para los cristianos. Durante esta semana, también es el momento de que recordemos que, desde 2010, el agua está declarada como derecho humano por la ONU. En la IX Asamblea del CMI, que se celebró en Porto Alegre (Brasil), se publicó una declaración titulada "Agua para la vida". En esta declaración, encontramos las siguientes afirmaciones: El agua es símbolo de vida. La Biblia afirma que el agua es la fuente de la vida, una expresión de la tolerancia de Dios en la perpetuidad para el conjunto de la Creación (Gen 2:5 FF). Es una condición básica para todas las formas de vida en la tierra (Gen 1:2 FF) y debe ser preservada y compartida en beneficio de todas las criaturas y de toda la Creación.”

Los pasajes bíblicos mencionados anteriormente sugieren que nadie debería verse obligado a pagar por el agua cuando no puede ni siquiera permitirse comprar comida. No obstante, en la experiencia que tenemos de tratar de que todos tengamos agua potable que beber, este no el caso. Las grandes empresas están presionando con fuerza para obtener tanta agua de manantial como sea posible y venderla para aumentar sus beneficios. En muchos casos, simplemente filtran el agua del grifo y la venden a precios hasta mil veces mayores que el del agua del grifo. Aunque esto pueda tener sentido en países en los que el agua del grifo no es potable y la población puede permitirse comprar agua embotellada, para la mayoría de los países pobres en África, el agua potable no es más que un sueño. Esta realidad me afectó especialmente en 2015, cuando las inundaciones que se produjeron en mi país, Malawi, dieron lugar a la contaminación incluso del agua del grifo. Constaté que solamente un cinco por ciento de la población podía permitirse comprar agua potable embotellada. La mayoría de la población no podía permitirse comprar agua potable. Tristemente, a pesar de que el agua potable es un derecho para todos los seres humanos, las voces de los cristianos en África son silenciosas a la hora de cerciorarse de que los gobiernos asumen su responsabilidad de proporcionar agua potable para todos.

Preguntas para la discusión:

  1. ¿Cómo entiende usted la invitación de Jesús: “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.” (Juan 7:37)
  2. ¿Puede su comunidad convertirse en una Comunidad azul?
  3. Si es el caso, ¿Cuáles de los criterios para ser una Comunidad azul destacaría y por qué?
  4. En la última semana de la campaña de Cuaresma, ¿qué siente que Dios le está llamando a hacer en relación con la cuestión del agua?

Recursos:

"Bottled water: the big con" (Agua embotellada: la gran estafa).

"The Story Of Stuff" (La historia de las cosas). Agua embotellada

El CMI se una a la Comunidad azul