Ecumenical Water Network

La REDA es una iniciativa de iglesias y organizaciones cristianas que trabajan para conseguir el acceso de todos al agua

Usted está aquí: Inicio / Nuestra labor / Noticias y Eventos / Noticias del CMI / En Myanmar, la eco-justicia florece incluso en las situaciones más complejas

En Myanmar, la eco-justicia florece incluso en las situaciones más complejas

En Myanmar, la eco-justicia florece incluso en las situaciones más complejas

Para poner en práctica lo aprendido en el proyecto Juventud para la Ecojusticia, Hau Sian Suan inició su propio proyecto sobre “cambio climático y gestión del agua” en Myanmar. © Nang Kim Mang

06 de noviembre de 2012

Por Susan Kim (*)

Hau Sian Suan, un joven de Myanmar, y sus compañeros, se han asociado para trabajar juntos por la eco-justicia, a pesar de que viven en una comunidad mal comunicada. A Hau Sian Suan le gusta rememorar los momentos en los que se concibió esta nueva iniciativa en su país.

Tras haber auspiciado un foro sobre el cambio climático en la Iglesia Bautista de Lawibual, en Myanmar, Hau Sian Suan recuerda haberse unido a un grupo de jóvenes que estaban plantando 21 árboles en los terrenos de la iglesia.

La visión de esos árboles recién plantados era alentadora; pero dialogar con otros jóvenes sobre la eco-justicia hizo una mella aún más profunda en Hau Sian Suan. «Me di cuenta de que los jóvenes de mi región tienen ideas muy innovadoras e interesantes sobre el cambio climático, puesto que se enfrentan a cuestiones relacionadas con el mismo en sus vidas diarias», afirmó.

 

 

 

Ese día, mientras plantaban los árboles juntos, el entusiasmo de los jóvenes se iba incrementando, y se prometieron mantener vivo el grupo porque ese trabajo era algo muy importante para ellos. «Nunca olvidaré aquel maravilloso día», declaró Hau Sian Suan.

El año pasado, Hau Sian Suan participó en el programa Juventud para la Ecojusticia, que fue organizado conjuntamente por el Consejo Mundial de Iglesias y la Federación Luterana Mundial. Cuando regresó a su hogar, encontró maneras de aplicar lo aprendido en un contexto muy complejo.

Hau Sian Suan vive en Tiddim, al norte del estado de Chin, en la parte occidental de Myanmar. «Es un lugar mal comunicado y difícil de visitar », explicó. «Para ir a Yangón, la capital financiera de Myanmar, se requiere por regla general un viaje de tres días y tres noches y, durante la estación lluviosa, incluso más tiempo».

Tras su formación durante el proyecto Juventud para la Ecojusticia, Hau Sian Suan estaba decidido a ampliar los conocimientos y el entusiasmo adquiridos. «Visité tres pueblos en bicicleta. La carretera es muy abrupta y enrevesada».

Comenzó una actividad llamada “Formación para la concienciación sobre el cambio climático y la gestión del agua”.

Esta actividad no cubre solamente la eco-justicia relacionada con la teología y la justicia; también educa a la juventud sobre los últimos avances tecnológicos para la reducción del uso de la leña y el carbón. «Reducir el uso de estos combustibles también contribuye a reducir las emisiones de carbono», señaló.

 

Cómo motivar a la juventud: cinco sugerencias de Hai Sian Suan

1. Establecer objetivos realistas.
«En Myanmar, donde la gente depende de la leña para cocinar, puesto que no hay electricidad, no tendría sentido tratar de lograr que la gente deje de talar los árboles», afirmó Hai Sian Suan. «Pedirles que hagan un buen uso de la leña y que no la malgasten sería una mejor manera de plantear esta cuestión».

2.
Introducir una teología de “cuidado de la Creación”. Para contribuir a la educación de los jóvenes en su comunidad, Hai Sian Suan basó sus esfuerzos en el principio teológico de que el cuidado de la Creación representa la propia salvación. «Me he centrado en este aspecto de la teología para ayudarles a comprender el concepto de eco-justicia».

3. Participación de los jóvenes en los trabajos comunitarios.
«Hemos declarado un día al mes nuestro ‘día de trabajo”», explicó Hai Sian Suan. «Recogemos los plásticos que hay tirados por la calle y limpiamos los canalones ».

4. Centrarse en las cuestiones que afectan a la vida cotidiana.
«Sufrimos las consecuencias del cambio climático porque llueve muy copiosamente y esto causa un problema en distintos puntos de las calles. Tampoco contamos con suficiente agua potable ni electricidad generada por energía hidráulica». Hai Sian Suan se centra en estas cuestiones porque «son situaciones de la vida cotidiana».

5. Comunicar un sentimiento de esperanza.
Desde materiales de concina que requieren menos leña hasta jardines orgánicos, Hai Sian Suan y otros jóvenes de Myanmar se informan sobre nuevos productos y prácticas para construir una economía ecológica en el ámbito comunitario.

 

Además, Hau Sian Suan se mantiene informado sobre los nuevos productos ecológicos. Al menos un artesano local está construyendo materiales de cocina especiales que necesitan menos leña. No obstante, por el momento, son demasiado caros para el presupuesto de la mayoría de los habitantes. Conforme se van construyendo más ejemplares, Hai Sian Suan espera que bajen los precios.

Este artículo es parte de una serie de crónicas que proporcionarán información sobre las iniciativas de seguimiento de los participantes de “Juventud para la Ecojusticia”.

(*) Susan Kim es una redactora independiente de Laurel, Maryland (Estados Unidos).

Véase también:

40 días sin emisiones de carbono? Un urbanita sueco lo consigue (crónica del CMI del 14 de agosto de 2012).

La decepción de Río+20 motiva a la juventud a promover la eco-justicia en el ámbito local (crónica del CMI del 16 de julio de 2012)

La juventud tiene un papel que desempeñar en relación con el cambio climático (crónica del CMI del 1 de mayo de 2012, en inglés)

Los jóvenes prometen empeñarse activamente en favor de la justicia ambiental (crónica del CMI del 14 de diciembre de 2011)

La FLM y el proyecto Juventud para la Ecojusticia

Más información sobre el CMI y la eco-justicia