Ecumenical Water Network

La REDA es una iniciativa de iglesias y organizaciones cristianas que trabajan para conseguir el acceso de todos al agua

Usted está aquí: Inicio / Nuestra labor / Noticias y Eventos / Rio+20: Algunas pistas para trabajar a pesar de la decepción

Rio+20: Algunas pistas para trabajar a pesar de la decepción

Rio+20: Algunas pistas para trabajar a pesar de la decepción

Participantes de la Cumbre de los Pueblos marchando juntos en Rio

26 de julio de 2012

Muchos representantes de la Iglesia y de la Sociedad Civil han expresado su decepción respecto de la falta de visión y ambición de los resultados de la cumbre de Rio+20, que se celebró en Rio de Janeiro, Brasil, el pasado mes de junio. Sin embargo, la afirmación del derecho humano al agua y al saneamiento es uno de los aspectos, entre otros, de los resultados sobre los cuales puede basarse el trabajo ecuménico por la sostenibilidad y la eco-justicia.

“El documento final de Rio+20 no refleja la urgencia de las amenazas que acechan a la vida en la tierra, tal y como la presenta la comunidad científica,” apuntó el Dr Guillermo Kerber, Ejecutivo del Programa del CMI sobre el Cuidado de la Creación y la Justicia Climática, cuando la cumbre de Rio de Janeiro concluyó.

“La comunidad internacional, habiendo sido incapaz de llegar a un consenso, optó por el mínimo denominador común, evitando cualquier punto controvertido. Como resultado, el planeta sale perdiendo, y los pobres y vulnerables salen perdiendo,” añadió Kerber, explicitando por qué los grupos religiosos decidieron en su mayoría rechazar el documento final de Rio+20 como instrumento eficaz para el cambio.

Sin embargo, a pesar de verse afectados por la decepción general por la falta de visión y ambición de los resultados de la Conferencia de las Naciones Unidas Rio+20 sobre Desarrollo Sostenible (CNUDS), los actores  ecuménicos acordaron que se podían encontrar algunos aspectos positivos entre los resultados de la cumbre que podrían ser de ayuda en el futuro en su trabajo por el desarrollo sostenible.

Estos aspectos incluyen la muy debatida inclusión no solo del derecho humano al agua y al saneamiento que ha defendido la Red Ecuménica del Agua del Consejo Mundial de Iglesias, sino también otros principios de derechos humanos básicos.

“En los resultados de la conferencia original de Rio de 1992, los derechos humanos estaban totalmente ausentes”, recordó Peter Prove, Director Ejecutivo de la Alianza Ecuménica de Acción Mundial (AEAM). “Pero esta vez el texto está repleto de terminología de derechos, que cubren el derecho a la comida, a la salud, incluyendo la salud sexual y reproductiva, al agua y al saneamiento, a la educación, a la seguridad social, derechos laborales y derecho al desarrollo.”

“Los resultados respecto de los temas relativos a la alimentación y a la agricultura fueron mejores de lo esperado,” añadió Christine Campeau, la Coordinadora de la Campaña sobre alimentos de la Alianza Ecuménica de Acción Mundial. Dijo que “comentarios explícitos relativos a los pequeños agricultores, sistemas tradicionales para obtención de semillas, empoderamiento de las mujeres rurales, consideraciones respecto de la volatilidad de los precios de los alimentos, aumento de la inversión en la agricultura sostenible, y reducción de las pérdidas tras la cosecha y de los desperdicios de comida, así como la defensa del derecho humano a la alimentación y el papel del Comité sobre Seguridad Alimentaria, nos dan algo con lo que trabajar.”

“A pesar de estar lejos de ser esa mina de inspiración e influencia que defendíamos y que esperábamos, se pueden encontrar algunas ‘pepitas de oro’ cuando tamizamos con cuidado los resultados de la cumbre,” añade Isaiah Kipyegon de la Alianza ACT. “El establecimiento de un proceso para desarrollar Objetivos de Desarrollo Sostenible que vengan a sustituir los Objetivos de Desarrollo del Milenio después del 2015, así como la redacción voluntaria de informes por parte de las empresas, son oportunidades importantes que brindarán a la familia ecuménica la posibilidad de llevar su compromiso más allá.”

“Hay algunos procesos sólidos, aunque no inspiradores y decisiones sólidas tomadas en Rio sobre las que definitivamente (…) trabajaremos en nuestro camino hacia delante,” confirma la Dra Alison Doig, Asesora senior de la agencia ecuménica británica Christian Aid  en lo relativo al desarrollo sostenible. Como ejemplo se refirió a la decisión del Gobierno del Reino Unido de hacer que sea de obligado cumplimiento para las grandes empresas la publicación de sus emisiones de carbono.

Si miramos más allá de los procesos intergubernamentales, muchos también se sintieron animados y revitalizados por la fuerza de las iniciativas de la sociedad civil que pudieron verse durante la Cumbre de los Pueblos que se desarrolló de forma paralela a la Cumbre de Naciones Unidas.

“Tras días luchando codo a codo con gente asombrosa, soy una persona diferente,” reflexionó Bia Pitrofski, una participante de “Criatitude,” un proyecto educativo que anima a los Cristianos Luteranos y a otros en América Latina a utilizar “actitudes creativas” a la hora de promover la sostenibilidad y la eco-justicia. “Confío en que habrá un mundo mejor, un mundo nuevo, y creo en vivir en armonía como sociedad y como creación. Veo que hay una joven generación de protagonistas, y somos un ejemplo de ello.”

Más información:

Superar la frustración de Río+20 mediante el compromiso religioso y la comunidad (comunicado de prensa del CMI del 28 de junio de 2012)

La decepción de Río+20 motiva a la juventud a promover la eco-justicia en el ámbito local (crónica del CMI del 18 de julio de 2012)

“Rio+20: Justice and peace” (YouTube, en inglés)

Reacciones tras la cumbre Rio+20 (Christian Aid en YouTube, en inglés)

El Futuro Que Queremos: Documento final adoptado en Rio+20