Ecumenical Water Network

La REDA es una iniciativa de iglesias y organizaciones cristianas que trabajan para conseguir el acceso de todos al agua

Usted está aquí: Inicio / Nuestra labor / Siete Semanas para el Agua / 2016 / Un comentario rabínico sobre el intercambio de agua entre Israel y Palestina

Un comentario rabínico sobre el intercambio de agua entre Israel y Palestina

Una reflección escrito por el Rabino Awraham Soetendorp para la campaña de Siete Semanas para el Agua del 2016.
Un comentario rabínico sobre el intercambio de agua entre Israel y Palestina

En la Sinagoga de Ramban, Jerusalén. Foto: Deror Avi.

Semana 7

Nota: Las opiniones expresadas en esta reflexión bíblica no reflejan necesariamente las posiciones oficiales del CMI  y de la Red Ecuménica del Agua.

Por el Rabino Awraham Soetendorp

Haga clic aquí para leer el texto en árabe (pdf)

Agua y fuego son dos fuerzas indispensables para la vida. Y como tales, son regalos de Dios para los seres humanos. Pero al mismo tiempo, ellas pueden convertirse en fuerzas destructivas cuando no son tratadas y cuidadas adecuadamente.

A través del relato bíblico y más tarde a través de los comentarios rabínicos, a uno le instruyen para actuar responsablemente en lo relativo a la preservación y distribución de agua. En ese sentido, el saneamiento es también una responsabilidad humana prioritaria. En uno de los comentarios, al ser humano se le advierte que no dañe los recursos naturales tales como árboles, porque es posible que no haya otra generación que tenga la posibilidad de hacer las cosas bien, por lo tanto, nosotros debemos asumir la responsabilidad de las generaciones por venir.

Ante esta coyuntura existencial, el mundo presenta dos caras conflictivas: el horror de los refugiados que huyen despavoridos de la violencia, los conflictos y de la muy a menudo vergonzosa incapacidad de los estados y sus ciudadanos de ofrecerles adecuada hospitalidad; y, por otro lado, la disposición sin precedentes a tomar medidas para proteger la tierra.

El judaísmo aplaude la esperanzadora cooperación alcanzada por la humanidad en décadas recientes, orientada a preservar un ambiente saludable y la terminación de la pobreza aguda que aqueja a la mayoría de habitantes del globo. La unanimidad de Naciones Unidas, al adoptar los objetivos globales sostenibles, y el acuerdo alcanzado en París en torno a las medidas que aseguren un futuro saludable para toda la comunidad, son benditos signos de esperanza.

En todos estos acuerdos, la igualdad en el acceso equitativo a agua segura y a la distribución de los recursos hídricos, son de suma importancia. Personalmente, suscribo totalmente las declaraciones y recomendaciones hechas por Eco-Peace.

Es mi firme convicción que el conflicto entre israelíes y palestinos es un conflicto entre lo bueno y lo justo y que, por tanto, una solución pacífica está asegurada. La cooperación para lograr agua segura avanza en este proceso existencial. La rehabilitación del Río Jordán es también esencial.

Y hay otro fenómeno positivo contribuyendo a una existencia pacífica: las diferentes tradiciones espirituales realmente se han movido al encuentro del otro en el reconocimiento de que nos necesitamos desesperadamente para alcanzar nuestro destino común de paz y justicia. Yo llamo a este acercamiento, una callada y benigna revolución.

Véanse también: EcoPeace Middle East statement "La problemática del agua y las recomendaciones de paz en medio oriente:

Una oportunidad al corto plazo(pdf) - en árabe: قضية المياه وتوصيات السلام في الشرق الأوسط 'في متناول اليد' – مارس


* El Rabino Awraham Soetendorp es un galardonado defensor de los derechos humanos, profesor, escritor, activista medioambiental y abanderado de la sociedad civil de todo el mundo que participa activamente en una amplia variedad de organizaciones e iniciativas progresistas, humanitarias e interreligiosas. Entre otras actividades y distinciones, es fundador del Instituto Jacob Soetendorp para los Valores Humanos, presidente de la Cruz Verde en los Países Bajos, embajador de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, y ha sido condecorado con el Medallón de Oro por la "Paz mediante el Diálogo" del Consejo Internacional de Cristianos y Judíos. Es co-fundador de la Alianza Mundial Interreligiosa WASH de la que la Red Ecuménica del Agua es un socio estratégico.