Ecumenical Water Network

La REDA es una iniciativa de iglesias y organizaciones cristianas que trabajan para conseguir el acceso de todos al agua

Usted está aquí: Inicio / Nuestra labor / Siete Semanas para el Agua / 2016 / Agua de vida: no en Palestina, Una perspectiva desde KAIROS.

Agua de vida: no en Palestina, Una perspectiva desde KAIROS.

Una reflección sobre el Apocalipsis 21:6, escrito por la doctora Hind Khoury, para la campaña de Siete Semanas para el Agua del 2016.
Agua de vida: no en Palestina, Una perspectiva desde KAIROS.

© ACT/Paul Jeffrey

Reflexión para la campaña de Siete Semanas para el Agua 2016

Semana 2

Nota: Las opiniones expresadas en esta reflexión bíblica no reflejan necesariamente las posiciones oficiales del CMI  y de la Red Ecuménica del Agua.

Por: Hind Khoury*

Haga clic aquí para leer el texto en árabe (pdf)

“Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida”.
(Apocalipsis 21:)

No es una coincidencia que nuestro libro sagrado, la Biblia, provenga de una zona desértica: Palestina, Jordania y Egipto.  En efecto, el agua ha sido y sigue siendo fuente y esencia de vida. Lo que los israelíes experimentaron en tiempos bíblicos, sequía y escasez de agua, es lo que los palestinos viven y sufren hoy en día.

El tema del agua es un asunto común a lo largo de toda la Biblia. Comienza con la expansión y separación del agua entre las aguas, en Génesis 1:6, y termina en Apocalipsis 1:6, con un llamamiento a todos, enviando un mensaje de salvación a través del agua de la vida como un regalo de Dios.  Todos los cristianos son bautizados con agua, demostrando el sentido real y la importancia que tiene el agua para la religión cristiana.

El agua es fuente de vida y un regalo de Dios para todos.  Esta afirmación se torna clara cuando leemos el pasaje de Jesús y la mujer samaritana en Juan 4:4-10, cuando Jesús está hablando del agua de vida como sinónimo de salvación. Pero además, en sentido literal, el agua sigue siendo la esencia de la vida. El diálogo entre Jesús, como judío, y la mujer, que era una samaritana, deja muy en claro que el agua es vida y que debe ser distribuida equitativamente a todos sin importar cuál sea su trasfondo cultural, religioso o étnico. Inclusive, se puede concluir que todos y cada uno somos responsables de trabajar para conseguir el acceso al agua para todas las personas en este mundo, un mundo que llama a este acceso, un derecho humano, sí, el derecho humano al agua.

Los palestinos tienen sed de justicia

Como está proclamado en la Biblia, en la Palestina Ocupada (OP), el agua es crucial para la vida y la dignidad humana. Sin embargo, las políticas segregacionistas israelíes –apartheid-, contribuyen a que hoy enfrentemos una alarmante escasez de agua que niega a los palestinos sus más básicos derechos y amenazan con su permanencia en sus tierras. Estas políticas están llevando a Palestina a la desecación.

Desde 1967, los recursos hídricos subterráneos existentes en la Palestina histórica, que son compartidos entre el territorio de Israel propiamente dicho y el territorio Palestino Ocupado, han sido inequitativa e injustamente explotados para servir a Israel y a sus asentamientos coloniales en un 80%, según Al-Haq, una organización palestina de derechos humanos.  Adicionalmente, toda el agua de la superficie provista por el río Jordán es desviada hacia Israel, mientras que a los palestinos se les niega todo acceso al líquido vital.

Gaza, una catástrofe humana en crecimiento

El recurso de aguas subterráneas en Gaza se ha agotado ya que Israel ha impedido su flujo natural hacia la desembocadura del acuífero. Además, como parte de esta apropiación del agua, Israel ha rodeado las fronteras de la Franja de Gaza de muchos pozos profundos, desviando de esta manera el curso de las aguas de Wadi Gaza hacia sus propios campos de cultivo, antes de que estas lleguen a Gaza.

En Gaza, la infraestructura de agua y saneamiento ha sido el blanco de los ataques consecutivos de Israel, lo que ha ocasionado su destrucción. La alta densidad poblacional, las últimas tres guerras y el cerco militar a Gaza, han originado una total contaminación de las aguas subterráneas, convirtiéndolas en no aptas para el consumo humano, pues su uso acarrea enfermedades,  llevando así a Gaza a una de las peores catástrofes en el mundo en cuanto a la ausencia de agua potable.

Tras las huellas de Gaza

Después de décadas de ocupación, el tema del agua es inclusive uno de los problemas fundamentales que enfrentan los palestinos en Cisjordania, donde sus habitantes solo tienen acceso al 20% de sus recursos hídricos. Con el proceso de Oslo, que dividió a Cisjordania en A, B y C, las cosas han empeorado más aún. La llamada Comisión Mixta del Agua fue establecida para procurar que el agua en Cisjordania sea distribuida de manera equitativa entre palestinos y judíos, pero Israel nunca aplicó este principio al área C, que constituye el 51% de Cisjordania. Cualquier proyecto de desarrollo en el área C requiere de la aprobación de la Administración Civil Israelí y, generalmente, todos los permisos son denegados por supuestas “razones de seguridad”, pese a que sí son permitidos en las zonas donde se encuentran los asentamientos israelíes.  De hecho, el consumo de agua en estos asentamientos, debido a inversiones agrícolas e industriales,  viviendas de calidad, jardines y piscinas, supera a la de los israelíes que viven dentro del territorio de Israel propiamente dicho.

De acuerdo al Centro de Desarrollo Ma’an, Israel, en calidad de potencia invasora, también ha aislado cientos de pozos de agua, prohibiendo así su uso a los palestinos. La administración israelí define la localización de pozos y su profundidad –esas decisiones son tomadas, claro, a favor de las compañías israelíes-. Los exportadores de frutas y vegetales como “Mehadrin” o “Arava”, producen frutas tales como dátiles, bananas, uvas, tomates y muchas más para las grandes cadenas europeas de alimentos, mientras que los agricultores palestinos tienen que gestionar las pequeñas cantidades de tierra y agua que les permiten producir mínimas cantidades que obviamente resultan insuficientes incluso para el mercado interno.

Un llamado de Kairos a la resistencia

El Documento Kairos Palestina es una palabra de fe, esperanza y amor y ha sido un llamado a los palestinos y a todo el mundo, a lo largo de seis años o más. Es una convocatoria a resistir la injusticia de la ocupación israelí porque la resistencia en contra de cualquier forma de injusticia es un derecho y una tarea para los cristianos:

“Ver la imagen de Dios en la cara del enemigo significa tomar posición a la luz de la visión de una resistencia activa para detener la injusticia y obligar al perpetrador a terminar con sus agresiones y así lograr el objetivo deseado, que es retomar la tierra, la libertad, la dignidad y la independencia.” (Documento KP 4.2.3)

Como un movimiento de resistencia no violento, Kairos Palestina aboga por una resistencia creativa, enmarcada en la lógica del amor y pone todas sus energías para construir la paz. Un ejemplo de resistencia creativa es participar en la desinversión y en un boicot económico y comercial de todo lo producido por los ocupadores. Además de las exportaciones agrícolas hay inversiones internacionales masivas en Mekorot, la compañía pública de agua israelí, que tiene convenios de cooperación con varios países de todo el mundo.  Nosotros entendemos que esa desinversión y boicot integran la lógica de una resistencia amorosa y pacífica. El objetivo no es buscar venganza, sino más bien poner fin a un mal existente, liberando de la injusticia tanto a los perpetradores como a sus víctimas. La liberación de los dos pueblos de las posiciones extremistas adoptadas bajo diferentes gobiernos israelíes traería justicia y reconciliación.

Nuestra fe nos provee de esperanza, incluso cuando esta aparece como muy distante. Nuestro llamado de Kairos Palestina concluye con una visión de un futuro lleno de paz: “Nosotros creemos en un Dios bueno y justo. Creemos que la bondad de Dios finalmente triunfará sobre el mal del odio y de la muerte que aún persiste en nuestra tierra. Nosotros veremos aquí una “nueva tierra” y un “nuevo ser humano”, capaz de crecer en el espíritu para amar a cada uno de sus hermanos y hermanas.” Amen.

Pensamientos para la reflexión

  • ¿Cómo reaccionaría Jesús, conocido como un hombre justo y defensor del oprimido, ante las políticas de segregación o apartheid de Israel?
  • Piense en otras historias bíblicas relacionadas con el agua. ¿Puede usted establecer conexiones entre aquellas y la situación que el pueblo palestino enfrenta hoy?
  • Piense en su supermercado local: ¿es real que los tomates que provienen de la Ocupación Israelí son más baratos en relación a los de agricultores locales? ¿Qué significa eso?
  • Póngase usted en los zapatos de los palestinos. ¿Cómo reaccionaría usted frente al sufrimiento que se les ha impuesto?

¿Qué puede hacer usted?

  • Estudie y revise el Documento Kairos Palestina para entender mejor el sufrimiento del pueblo palestino y lo que Dios demanda de nosotros como cristianos y gente con conciencia cristiana.
  • Apoye la campaña internacional BDS –boicot, desinversión y sanciones-. Abogue por el boicot a los productos agrícolas israelíes provenientes del Valle del Jordán.
  • Hable del conflicto palestino-israelí en su iglesia. ARIJ y Al Haq proveen excelentes mapas y recursos relacionados a la negación del acceso al agua a los palestinos.
  • Participe en seminarios y conferencias relacionadas a la búsqueda de paz y justicia del pueblo palestino y responda a los llamados a la acción y defensa de sus derechos.
  • Infórmese en la cadena de supermercados donde usted consume y compra, acerca de los socios comerciales que tienen, por ejemplo, ¿de dónde vienen sus naranjas?  Proteste en contra del comercio ilegal proveniente de asentamientos, ya que la mayoría de veces las mercancías ni siquiera están etiquetadas como productos de una tierra ocupada.
  • Venga a visitarnos a Palestina y vea con sus propios ojos la "desecación de Palestina" y únase a nosotros en la lucha común contra la ocupación ilegal e inhumana de Palestina.

Fuentes (en inglés):

-       Al Haq 2013, “Agua para un solo pueblo-acceso discriminatorio y Water Apartheid en los Territorios Palestinos Ocupados-“ (OPT: Occupied Palestinian Territories)

-       Instituto de Investigaciones Aplicadas Jerusalén, 2012. (Applied Research Institute Jerusalem (ARIJ) 2012) "La asignación de recursos de agua en el territorio palestino ocupado: en respuesta a las afirmaciones israelíes".

-       Paren el muro, hoja de datos: “Compañía de agua de Israel, Mekorot – Nutriendo la segregación de agua en Palestina”.



*La doctora Hind Khoury es una economista palestina. Ella fue la Delegada General de la Organización de Liberación Palestina –OLP- en Francia, en el periodo 2006-2010. Actualmente es la Secretaria General de Palestina Kairos y del movimiento Cristiano-Palestino, nacido a partir del Documento Kairos que aboga por la finalización de la ocupación israelí y el logro de una solución justa al conflicto.